Desde el enfoque sistémico relacional, la violencia no se trata de un problema encerrado en un individuo, sino que se trata de un proceso relacional entre varios miembros.

Este libro nos explica más sobre ello, repartiendo  la responsabilidad y el potencial de cambio entre varios individuos de un mismo sistema. Hasta el más pequeño de la familia puede hacer algo.

Os recomendamos este enfoque de intervención junto con las diferentes técnicas que se analizan aquí.