Si queréis haceros una idea de cómo es el día a día de un centro de protección de menores, esta película es un relato bastante realista.

Permite que tanto los educadores como los propios chavales se vean reflejados en una cotidianidad a veces complicada. A veces reiremos y a veces no tanto, la película tiene de todo, como la vida misma!.