Con el tema de la sexualidad, el género, el sentirse hombre o mujer como asunto central de la película, esta historia trata en realidad acerca de la soledad, el sentimiento de aceptación personal, la aceptación de los demás, y cómo uno puede utilizar las apariencias para encontrarse o distanciarse de otros. Cuando desaparecen las apariencias y uno muestra sus vulnerabilidades, existe quien rechaza el todo por la parte, y existe quien ama el todo sin perderse en la parte, incluyéndola, aceptándola, mimándola, sabiendo que sin esa parte, el todo no es ni completo ni auténtico.

Requiere digestión, ganas de pensar, sentir y disfrutar de lo bonito que es el conjunto de la vida, aunque haya capítulos difíciles.