Ahora
estás delante de mí,
eres alguien frente a mí.

Intentamos no quemar
eso tan negro que hay entre nosotras,
no construir cárceles o templos
para cortar las historias,
no convertir en basura
los órganos que avisan de la nada.

Intentamos amar
el dolor que cae en cada boca,
inventar rebeliones
para acariciar lo que se pueda,
transformar en gotas de victoria
los momentos que luchamos juntas.

Pablo Álvarez
Poeta, voluntario y soñador